Nuestros visitantes opinan…

Posted on Actualizado enn


Buenas noches, GRACIAS por el artículo sobre el juego con los hijos, me hizo una remembranza de aquellos tiempos en que según mi hijo iba creciendo, y yo creciendo con él. Jugué, canté, inventé cuentos y cantos (aunque no tengo buena voz ni escucho bien) para mi hijo cuando se cansaba de los que ya sabía, he visto casi todas las películas de niños, he aprendido tantas cosas por mi hijo y con mi hijo que recordarlo es tan grato.

Con mi hijo no tengo rodeos (hoy tiene 18 años), hemos hablado de absolutamente todos los temas y lo seguimos hablando, comento sus juegos, vemos películas y hablamos sobre cómo debe ser un hombre o un jovencito ante una mujer, la importancia de mantenerse puro hasta el matrimonio, pornografía, homosexualismo, juegos y música no adecuada, la importancia de ser el mejor, de ser cabeza y no cola, la importancia de seguir adelante y dar lo mejor de sí para otros, la importancia de llegar a ser un buen profesional (esta estudiando enfermería) porque con la vida de las personas no se juega y así por el estilo. Sin embargo aún con todo, no es el muchacho perfecto, pero como madre lo amo, lo colmo de besos, abrazos, le digo que lo quiero millón de veces al día, para él le resultan demasiado (lo dice a manera de chiste o broma), para mi no, y sé que para él no lo es tampoco, aunque proteste cada vez.  Sabe que lo amo y aunque ha pasando etapas difíciles por muchas cosas, es tranquilo, respetuoso, cariñoso con otras personas.  A veces decimos que no vemos fruto en lo hacemos  pero luego vemos que sí, cuando hablan de tu hijo y te dicen lo responsable que es, servicial y muchas cosas mas aunque en la casa es como todos otros jóvenes: desordenado.

Toda madre dice y piensa lo mismo, porque lo ve con ojos de amor de madre: mi hijo es bello, pero cuando se lo dicen a uno, mejor sonrío; es la belleza de su corazón que lo hace así; otra parte de gran razón (aunque hay manuales para padres, es decir, para aprender a ser buenos padres, yo me pregunto hoy cómo hacían los padres de antes, que no había manuales, que no tenían tiempo para atenderlos porque pasaban de siete hijos, que los castigaron con látigos, ortiga y otras cosas, incluso no recibían muchas muestras de afecto fisico porque eso era signo de debilidad y sin embargo no se traumaron, son buenos hombres entre otras cosas).

¡Vaya humanidad la que tenemos ahora! pero es de nosotros, de aquellos que fuimos criados diferente a los de hoy, conservar y propagar y no dejar que muera los valores morales & espirituales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .